Cómo complementar la intervención de Lipoláser

Como ya habrás visto, el lipoláser es una sencilla intervención con mínimos riesgos y un sencillo posoperatorio, lo que sitúa a esta cirugía como una de las más simples y rápidas de las existentes en la actualidad. Sin embargo, y con el objetivo de obtener un resultado óptimo tras la intervención, es recomendable seguir una serie de consejos y tratamientos adicionales que garantizan un resultado espectacular.

Lipoláser, cómo optimizar sus resultados

En primer lugar, para obtener los mejores resultados tras una intervención con lipolaser, es recomendable seguir una dieta proteínica. Sin embargo, la dieta proteínica no consiste, tan sólo, en tomar alimentos ricos en proteínas. Se trata de un método complejo, basado en el estudio científico, que contribuye a la pérdida de peso de una forma espectacular.

Es recomendable que preguntes a tu médico acerca de este tipo de dietas, y él podrá facilitarte información adecuada para tu caso en particular. Sin embargo, como norma general, se puede afirmar que esta dieta consiste en tres etapas: una primera, donde se visita al médico con el objetivo de perder un 80% del peso acordado con el doctor; una segunda, donde el doctor y el nutricionista marcarán al paciente una dieta estricta con el objetivo de sustituir sus hábitos alimenticios por otros más sanos; y una tercera etapa, donde los resultados ya se han obtenido y las visitas al doctor tienen como único objetivo garantizar que la dieta se sigue realizando correctamente.

lipolaser complemento carboxiterapia

En segundo lugar, la realización de sesiones de endermologie tras la intervención con lipolaser, nos permite obtener mejores resultados sin apenas esfuerzo. La endermologie es un procedimiento no quirúrgico, que consiste en la realización de masajes profundos en la piel, con el objetivo de reactivar el funcionamiento del sistema venoso y linfático, lo que conlleva una mejoría en el volumen y una remodelación natural de determinadas zonas del cuerpo.

Además, la endermologie es un procedimiento muy sencillo, con sesiones que duran alrededor de media hora, y que apenas supone un gasto económico, de tiempo, o de esfuerzo.

Por último, también es recomendable complementar el lipolaser con la carboxiterapia, un procedimiento basado en la inserción subcutánea de CO2, con el objetivo de que el cuerpo responda al exceso de anhídrido carbónico enviando oxígeno, con la consecuente vasodilatación y mejora en el sistema venoso de la zona. Se trata de una técnica muy eficaz en el tratamiento de la celulitis y las adiposidades localizadas.

Las sesiones de carboxiterapia son, igual que la endermologie, rápidas y sencillas de realizar, con una duración que oscila entre los 15 y los 30 minutos.

De esta forma, utilizando estos métodos al mismo tiempo que el lipolaser, obtendremos espectaculares resultados sin necesidad de pasar por costosas y peligrosas operaciones quirúrgicas. 

Posoperatorio y recuperación de la intervención

Pese a que el lipo-laser es una intervención que apenas requiere periodo de convalecencia, y que permite reincorporarse a la actividad diaria en menos de 24 horas, es recomendable seguir una serie de consejos para que el resultado sea óptimo, tanto en lo referente a la salud del paciente, como a los resultados estéticos. No te asustes, se trata de un posoperatorio muy sencillo y sin apenas dolor.

Lipo-laser, el posoperatorio más llevadero

Una vez realizada la intervención, se facilita al paciente, dependiendo de la zona, unas medias, una faja o un vendaje, con el objetivo de que el cuerpo se adapte al nuevo contorno lo antes posible, así como para reducir el posible sangrado y la hinchazón. No es extraño que se tenga una sensación de quemazón en las zonas tratadas, incluso con algo de hinchazón y hematomas. En algunos casos, y fruto de la utilización de anestesia local, el paciente puede sufrir una cierta insensibilidad localizada. Sin embargo, estos inconvenientes suelen desaparecer pasado el primer mes.

Posoperatorio del Lipolaser

En cuanto al proceso de recuperación, es realmente cómodo por su gradualidad. Durante las cuatro primeras semanas, en especial las dos primeras, el paciente debe evitar las actividades físicas intensas, puesto que los puntos de sutura aplicados en las incisiones todavía no han sido retirados. El médico se encargará de determinar cuánto debe durar la baja laboral, dependiendo de la reacción natural del cuerpo del paciente y de la cantidad de zonas tratadas, pero, por lo general, la reincorporación al trabajo se lleva a cabo en 24 horas.

A la hora de recuperarse de una intervención con lipolaser, es recomendable utilizar pomada antibiótica en los puntos donde se realizaron las incisiones, con el objetivo de prevenir infecciones, así como aplicar un vendaje para controlar posibles sangrados. Al hilo de lo anterior, el doctor puede recomendar tomar antibióticos para prevenir posibles infecciones, y antiinflamatorios para reducir la hinchazón.

Al término de la segunda semana de posoperatorio, se puede comenzar a realizar masajes en las zonas tratadas, para mejorar la circulación de la sangre, contribuyendo a una mejoría más rápida.

Por supuesto, como suele ocurrir con todas las cirugías estéticas, el paciente debe someterse a un seguimiento médico para que el doctor se asegure de que todo está en orden y de que no han sufrido complicaciones tras la intervención. Del mismo modo, si surgiera algún tipo de complicación perceptible para el paciente, tal como dolor intenso o supuración, se debe poner en contacto automáticamente con el doctor para determinar cuál es el tratamiento a seguir.

Como puedes ver, el lipolaser conlleva, como cualquier cirugía, unos pequeños riesgos, que no son nada en comparación con los que se derivan de intervenciones mayores, tales como liposucciones tradicionales.

Te recomendamos que visites nuestra página acerca de cómo complementar la intervención con lipolaser, con el objetivo de que los resultados de tu intervención sean óptimos.